Home / Benefíciese de nuestros conocimientos / El diseño adecuado de una buena higiene personal en el cultivo en invernadero

El diseño adecuado de una buena higiene personal en el cultivo en invernadero

15-oct-2020 16:56:26 Wout Spanjers
El diseño adecuado de una buena higiene personal en el cultivo en invernadero

Para mantener las bacterias, virus y hongos no deseados fuera del invernadero es esencial una correcta higiene personal. Gracias al diseño efectivo de la sala de Higiene Personal en la entrada del invernadero, los empleados aplicarán los procedimientos de la forma correcta por sí mismos.

Antes de que sus empleados entren en el invernadero, naturalmente querrá que estén libres de bacterias, virus y hongos que pueden representar un peligro para el cultivo posible. Esto exigirá normas en el área de higiene. Para que todos los que accedan al invernadero sigan el protocolo correcto, es importante estudiar cuidadosamente el diseño de la sala de Higiene Personal. En este espacio, los empleados se cambian los zapatos y posiblemente la ropa, y se lavan y desinfectan las manos y las suelas de los zapatos.

Zona sucia o zona limpia

Es importante que el calzado que viene del exterior permanezca separado del calzado de trabajo usado en los invernaderos. Esto se puede lograr creando una zona «sucia» y una «limpia» en la sala de Higiene Personal que estén separadas entre sí por un banco, un portón o una puerta. El calzado de exterior se quita y se almacena en la zona sucia. El calzado de trabajo se pone en la zona limpia. Antes de que el empleado acceda al invernadero, deberá pasar con el calzado de trabajo a través de un baño de desinfección para evitar la introducción de bacterias, virus y hongos.

Limpieza del calzado

Cuando el empleado salga del invernadero, entrará nuevamente a la sala limpia a través de la compuerta higiénica. En la compuerta, los zapatos se limpian de suciedad mediante un limpiador de suelas con cepillos que se rocían con agua con un agente limpiador y la concentración correcta de desinfectante. La desinfección completa no es necesaria, porque no puede haber bacterias ni virus en los zapatos, ya que estos solo se usan internamente.

Después del uso, los zapatos (o botas) se colocan en bastidores especiales de almacenamiento de calzado en la zona limpia de la sala de higiene, en donde los zapatos se secan por medio del aire. También es posible tratar los zapatos del bastidor automáticamente con ozono. Este proceso elimina las bacterias, virus y hongos y neutraliza los olores. Después de guardar los zapatos de uso interno, el empleado puede acceder nuevamente al área sucia y ponerse en la misma el calzado de uso externo.

Lavado y desinfección de las manos

Cuando la sala de Higiene Personal cuenta con una compuerta higiénica SANICARE, el empleado está obligado automáticamente a lavarse y desinfectarse las manos antes de poder acceder al invernadero. En principio, la desinfección de las manos siempre se realiza a la vez que la desinfección de las suelas.
Si no elige una compuerta higiénica SANICARE completa, por ejemplo, debido a su coste, recomendamos colocar el dispensador de jabón manual o sin contacto (preferiblemente con una puerta de acceso) a pocos metros de los lavabos. El tiempo para llegar desde el dispensador de jabón a los lavabos garantiza que el jabón de manos funcione correctamente.

Solicita un asesoramiento personalizado